Villa de Grado - Asturias - España

Cuevallagar 2002

(Yernes y Tameza)

Servicio de Bar a partír de las 3 de la tarde.

Campeonato de Brisca

Gran Verbena amenizada por el grupo: "BLANCO Y NEGRO"

Exposición de ganado.

Orquesta desde las 11 de la mañana

CORDEROS A LA ESTACA

PAELLA

TAPAS VARIADAS Y BOCADILLOS

GRAN VERBENA TODA LA NOCHE

Sesión Vermút con Baile

Deportes autóctonos

 

La feria de Cuevallagar (Yernes y Tameza) reunirá a cientos de reses

Cuevallagar, María ALONSO

El concejo de Yernes y Tameza vive mañana sábado su tradicional feria de Cuevallagar. Cientos de reses de la raza asturiana de los valles serán reunidas en este lugar para participar en una de las ferias más importantes de la comarca. En esta jornada conviven el aspecto profesional de la feria con el lúdico. Desde hace años existe una zona de acampada libre que es utilizada por decenas de jóvenes que deciden pasar un fin de semana en este lugar. Durante todo el día habrá servicio de bar y restaurante en el que se podrá degustar el tradicional cordero a la estaca, la paella o el arroz con leche casero. El director de Ganadería, Francisco Silva, visitará mañana Cuevallagar.

Cuevallagar celebra sus fiestas entre la niebla y la lluvia

El temporal deslució los festejos y el mercado ganadero, con pocas ventas Cuevallagar, Olga M. PASCUAL

«¿Subís a la fiesta del «prau»?, pues yo que vosotros daba la vuelta». Este fue el comentario más oído durante la empinada subida hacia el «prau» de Cuevallagar, en el que se celebraba la fiesta más popular de Yernes y Tameza. Entre coches y caballos, las curvas salpicadas de barro en una mañana de lluvia y niebla desanimaron a muchos de los habituales a una cita que mantuvo, a pesar de todo, parte de su esplendor. Las tiendas de campaña se repartían el terreno del «prau» y la carpa, que hace las veces de bar, acogía más congregación que el sacerdote, que comenzaba la misa al aire libre a la una de la tarde. Lo que si estropeó la lluvia fue, sin duda, el mercado de ganado. Emilio García y César Emilio Nava, ganaderos, explicaban que se ha notado una gran bajada de participación en comparación con años anteriores. «El año pasado un conocido nuestro, que es tratante, compró unas 50 o 60 cabezas. Este año si te digo que se vendió media docena igual te digo mucho». El alcalde de Yernes y Tameza, José Ramón Fernández, destacó la influencia que el tiempo tenía en deslucir el día. «El tiempo a esta altitud es imprescindible. Trasladamos la fiesta del fin de semana pasado a éste para no coincidir con otras fiestas. No acertamos, porque el fin de semana pasado hizo muy bueno», manifestó.