Villa de Grado - Asturias - España

 

La Nueva España Sección: Comarcas

EL MERCADO DE LA VILLA CONGREGÓ AYER A NUMEROSOS VISITANTES Y VENDEDORES

 

Lleno en Grado con la Primera Flor La mañana de sol ayudó a que la Primera Flor de Grado fuera muy animada, como se ve en la imagen.

Grado, E. PELÁEZ La Primera Flor de Grado volvió a congregar este año a numerosos visitantes en las calles de la villa moscona. El buen tiempo en las primeras horas de la jornada ayudó a que la gente se decidiese a salir de casa y acercarse al mercado que se celebra el primer domingo siguiente a Pascua de Resurrección. La oferta que se podía encontrar era variada. Los comerciantes esperaban a que los clientes se detuviesen ante sus puestos, aunque si esto no ocurría, algunos optaban por llamar la atención de los visitantes. «¡Conjunto para señora, camiseta y chaqueta a muy buen precio!», gritaba una de las vendedoras cogiendo ambas prendas y mostrándolas. Varias miradas se dirigieron hacia ella y, tras el primer examen, algunas se acercaron para comprobar la calidad y preguntar por el precio. A su lado, un joven regateaba con el dueño de un puesto de artesanía mientras observaba un pequeño cofre. «Se vende mucho, es un buen regalo», intentaba convencerle el vendedor sin bajar el precio inicial. Calles y plazas de la localidad eran testigos del paso incesante de los visitantes, que tenían ante sí una extensa muestra de productos típicos. Desde los puestos de ropa, pasando por los de alimentos (frutas, verduras, dulces...) y diversos accesorios, no faltaba de nada en los numerosos puestos que llenaban las calles de Grado. Y es que la historia y la tradición de la villa moscona están ligadas a los mercados, que tuvieron su punto álgido hace unos cuarenta años. Actualmente la villa sigue cumpliendo la función de atracción de visitantes en las citas importantes, en las que destaca la labor de los vendedores de los puestos tradicionales y de los establecimientos comerciales de la localidad. Pero en esta celebración no podía faltar la música, y en las primeras horas de la jornada tuvo lugar el pasacalles de gaitas, mientras que a última hora de la tarde fueron dos orquestas las que pusieron el ritmo. Los festejos de la Primera Flor se iniciaron el pasado sábado con una jornada en la que los niños fueron los protagonistas y pudieron disfrutar en la villa moscona de las actividades organizadas. El tren infantil y las atracciones hinchables constituían las opciones de los más pequeños, que se desplazaron en gran número al parque Manuel Pedregal. Para los jóvenes se organizó, ese mismo día, una noche de música. Grado volverá a llenar sus calles dentro de unas semanas con la celebración de la Segunda Flor, a la que acuden cada año numerosos visitantes y vendedores de toda la región.

© 2001, La Nueva España